Mi espacio mágico, que diría Momeñe

¡Regreso a los 50mm! Y no sólo eso, ay. Hacía mucho, demasiado tiempo que no usaba la M3. ¿Por qué no la uso más? Tal vez porque últimamente enmarco con 35mm … lo veo todo con un angular medio, y la M3 carece de marco para esa focal. Un carrete y una sola focal. Acostumbro a cargar con demasiados objetivos cuando salgo a la calle o al campo. Ansiedad. Me anticipo a la pérdida de una fotografía inopinada en vez de disfrutar del reto de buscar esa foto (vale, será otra) con un solo objetivo. Limitar la dispersión. Eso y la ligereza, caray. Así que, para esta nueva visita al Rastro cargué con la M3 y el Cron 50/2 DR, esta vez sin gafas. 

Limitar la dispersión en El Rastro es un ejercicio estimulante. Aunque el fracaso es divertido … y además, je, siempre es posible agrupar nuestras fotos a posteriori.

Así que empezamos con uno de sus carteles más emblemáticos, el de uno de los escasos establecimientos históricos que aún podemos visitar.

… aunque, la verdad, esa mañana la protagonista fue Violeta 🙂 El mejor estímulo contra la dispersión ¡vuelta al retrato con un 50mm! Y no fue pereza ¡Si no verla tan guapa y estilosa! La peque se cansó pronto de rebuscar ropa, así que en la Plaza de Vara del Rey yo deje de buscar balcones y fachadas …

… para volver la vista a mi espacio mágico (recorte) …

En la calle Mira al Río, cuando comienza su descenso a la plaza del Campillo del Mundo Nuevo, misma pose 🙂

Desde allí paseamos hasta Malasaña, pero antes comimos fideos de urgencia en uno de los innumerables «asiáticos» que hay entre Hortaleza y San Bernardo, lados de un cuadrilátero castizo que limita, además, con Gran Vía y las consecutivas Carranza y Sagasta ….

Tras la comida deambulamos por el barrio camino de la plaza Juan Pujol, para hacer la sobremesa en la terraza de El balcón de Malasaña, tomando un refresco, Violeta; y un mojito su mami y yo. Ummm.

Nos demoramos …

… y, de vuelta al coche, quise tomar un cafecito la Manuela, pero no pudo ser porque el día ya pesaba demasiado. Nos conformamos con una foto con el móvil en la puerta del café …

… y, ummm, retrocediendo a la calle San Andrés, un par más, de nuevo con la M3, en uno de los balcones del Ojalá, al que le debo una visita con consumición 😉

Equipo: Leica M3 : Summicron 50/2 DR

Película y revelador: Ilford HP5 : HC-110 (e)

Escáner: Epson V800 : Epson Scan + LR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s